lunes, 1 de agosto de 2016

Tartle (MERAKI: CAPÍTULO I)

El vestido de flores en pleno invierno, como pretendiendo manifestarme en contra de salir esta noche, como para que se note que voy obligada por mi mejor amiga. 

Las flores para intentar disimular que llevo seis semanas en pijama, comiendo pizza y sin salir de casa, viendo comedias románticas que no hacen ninguna gracia y que malogran el amor.

Pero, a fin de cuentas, qué coño voy a saber yo si todo lo que aprendí del amor fue a base de huir en dirección contraria cuando la amenaza de la felicidad empezaba asomar en los brazos de cualquiera que nunca fueron nadie. 

El caso es que aquí estoy, a cero grados y en minifalda, como dejándome morir helada, como intentando sacar el frío de dentro hacia fuera. 

Y aquí llega ella con su mejor sonrisa de labios rojos, embutida en unos pitillos acabados en veinte centímetros de aguja, y de repente me siento minúscula, pero me importa tan poco que ni siquiera me doy cuenta.

Cuatro horas después parece que sigo sabiendo fingir que estoy interesada en lo que la gente me cuenta, y parece que me creo el puñado de “¡Menos mal que has venido, Val!” “¡Cuánto tiempo sin verte, que guapa estás!” después de mirarte de arriba a abajo esforzándose para que sus caras encajen con lo que están diciendo.

Parece que a mí se me da mejor que a ellos, total, llevo escuchándoles hablar de todo lo que han hecho desde que no nos vemos mientras yo sólo pensaba en lo feliz que estaría ahora mismo refugiada bajo mi colcha escuchando a cualquiera que quiera contarme su miserable vida haciendo que parezca bonito sólo por acompañarlo con una guitarra acústica. Pero bueno, el caso es que parece que se me da fingir bastante bien porque están empezando a contarme todas las cosas trascendentales que piensan a hacer de aquí a que nunca nos volvamos a ver, y parece que les va la vida más en contártelo que en vivirlo. Y me gustaría decirles que está bien, que no me importa, que pueden volver a su rutina de mierda y dejar los sueños sólo para Instagram, que yo, experta en huidas ahora no sé cómo salir de aquí.

Sigo pensando en dónde mierdas se habrá metido la culpable de que esté aquí, cuando el último pensamiento que quería tener me llueve la mente: “Nadie ha hablado de él. Como si no hubiese existido nunca.”

Os juro que no quería llorar, os juro que este vestido de flores era mi refugio esta noche, pero parece que a las rosas les han vuelto a salir las espinas hacia dentro (de mí), y todas las heridas que todavía estaban en carne viva vuelven a oler a hierro. No sé cómo consigo no desbordar mi barco hundido de miserias y mantener el agua salada dentro de mí. 

Es entonces cuando me cruzó con ella por fin, va acompañada de alguien, como siempre, viene directa hacia mí, me pone otra vez su sonrisa de comerse el mundo y de haberse pasado con las copas y con todo lo que le hayan ofrecido de camino a la barra:

 -Te presento a… -dice vacilando, porque claramente no se acuerda de su nombre, probablemente mañana no se acuerde ni de su cara.

 -Reidar –contesta él sin darle importancia, mirándome como sospechando mi derrumbamiento.

 -Mi mejor amigo está muerto. Sácame de aquí. –es la primera vez que no finjo en todo el día, también es la primera vez que necesito ayuda para huir, también es la primera vez que lloro por su muerte.


2 comentarios:

Elena A. dijo...

Me cagüen la leche! no se publico mi comentario! maldita sea... Juro solemnemente que te escribí uno... :(
Ya no tiene el mismo efecto pero quiero decirte (como ya sabrás) que me ha encantado, que me ha parecido un verdadero puntazo unir su historia por medio de estas palabras tan geniales (siempre me encantaron los post de Facebook donde te venían imagenes bonicas con las palabras y su significado) y confieso que pensé que Val estaba echa polvo por una ruptura con alguien y me sorprendió gratamente (aunque me dio muchisima pena) que al final no fuera ese el motivo.

Y ahora a leer el segundo capitulo! ^^

Laura P. dijo...

Querida Elena, para mí tiene el mismo efecto porque no había leído el anterior comentario, así que GRACIAS! :)

Y lo de los post de Facebook, me gustaban demasiado para no hacer algo con ellos xDD